Candidiasis

Dentro del organismo de los seres humanos habitan una gran cantidad de microorganismos, desde bacterias, hasta hongos y virus. La medicina alopática suele atribuir a ciertos microorganismos la causa de infecciones, patologías concretas e incluso patologías generalizadas o sistémicas.

De entre estos microorganismos están los hongos, que habitan en zonas específicas de nuestro organismo y cumplen funciones importantes en relación con nuestros procesos metabólicos y bioquímicos.

La Candida es una especie perteneciente al reino de los hongos, y comprende más de 150 especies, cuya principal característica es la ausencia de forma sexual, con excepción de algunas especies micóticas. Son clasificadas como levaduras, las cuales corresponden a hongos con un modo de desarrollo predominantemente unicelular. Solamente una docena de las especies pertenecientes al Género Candida poseen la facultad de adaptarse a una temperatura de 37°C. y pueden ser ocasionalmente patógenas para el hombre, estas son entre otras: Especialmente la Cándida Glabrata, y otras distintas a la Albicans, son patógenas y responsables de recidivas y de fracasos de tratamientos. En los últimos años esta afección ha adquirido una importancia relevante por el advenimiento del SIDA y el aumento de pacientes inmunodeprimidos (tratamientos prolongados con corticoides, pacientes oncológicos, uso indiscriminado de antibióticos, enfermedades autoinmunes, HIV). No es raro encontrar esta enfermedad en la mujer embarazada. En la mujer es mucho más frecuente en la edad reproductiva; produce vulvo-vaginitis, que se exacerba antes de la menstruación: flujo abundante de aspecto caseoso (como leche cortada), con mucho prurito e inflamación que produce excoriaciones y hasta fisuras superficiales en la vulva, disuria (dificultad para orinar), tenesmo, polaquiuria (micciones muy frecuentes y poca cantidad), ardor y dolor vulvar, dispareunia (dificultad para tener relaciones sexuales). También puede colonizar recto e intestino. Existen mujeres que nunca desarrollarán síntomas de vulvovaginitis en toda su vida, y hay otras en que los episodios se torna recurrentes: 3-4 episodios por año. La candidiasis vulvo-vaginal tiene un espectro muy variado en cuando a sintomatología, con cuadros agudos y severos, o candidiasis esporádica y recurrente.

Se han reportado casos que han invadido la cavidad uterina de la gestante determinando corioamnionitis secundaria y vasculitis umbilical. También la candidiasis está relacionada con rotura prematura de membranas ovulares. Por eso siempre debe tratarse a la embarazada, aunque sea asintomática. La candidiasis puede infectar al neonato por su pasaje a través del canal del parto, ocasionándole candidiasis del tubo digestivo.

Desde un punto de vista puramente taxonómico, se han clarificado las distintas especies y se ha reducido este número. Sin embargo, para nuestro interés, se las considera a todas como Candida y al sobrecrecimiento patógeno se le llama Candidiasis.

CAUSAS Y PROCESOS DE LA CANDIDIASIS

La Candida es un organismo que ha sido denominado científicamente como saprofito (es decir, que sobrevive y se alimenta gracias a los desperdicios de otro organismo), pero ha sido calificado en la literatura médica como oportunista, ya que aprovecha las bajadas de defensas de los organismo o las crisis en otros microorganismos para hacerse con el control y aumentar su número, pero también modificar su estructura pasando de levadura (no patógena) a desarrollar micelios y una especie de raíces (patógena), lo que la hace más consistente y la afianza en su posición entre las otras floras bacterianas.

Cada día hay un mayor aumento en la aparición de patologías relacionadas directamente con la Candida sp, que en muchos casos solo provocan síntomas más o menos molestos.

Las causas que producen ese sobrecrecimiento y transformación tienen que ver en su mayor parte con el uso de antibióticos, pero también hay otras causas.

  • Antibióticos: El uso de antibióticos de tipo sistémico arrasa la microbiota de las mucosas y favorece la acidificación del medio, estimulando de este modo la aparición de Candida en las mucosas y restringiendo las posibilidades de que la microbiota original pueda reaparecer. Esto aparece como evidente en candidiasis orales y vaginales tras tratamientos antibióticos.
  • Infecciones víricas y bajada de defensas: En pacientes que han estado sometidos a infecciones víricas que han mermado sus defensas o han debilitado sus sistema inmunitario es también fácil ver la aparición de estas Candidiasis.
  • Corticoides: Igualmente el uso de corticoides debilita el sistema inmunitario y acidifica el organismo, facilitando la aparición de Candidiasis, hasta extremos que pueden ser considerados peligrosos.

TRATAMIENTO DE LA CANDIDIASIS EN LA MEDICINA NATURAL

La Medicina Natural y la Medicina Complementaria han ido desarrollando diferentes protocolos de tratamiento para el control y la desaparición de la Candidiasis, pero no siempre ha dado resultados satisfactorios ni tampoco lo han sido en un número importante. Las soluciones y tratamiento que se han ofrecido podríamos agruparlos del siguiente modo:

  • Nutrición y Dieta: Los organismos afectados por la Candidiasis se caracterizan por dos cosas: una mala dieta –con ingesta de alimentos de fácil metabolización en glucosa y por ello, muy beneficiosos para el desarrollo de la Candidiasis- y un exceso de acidez en las mucosas, especialmente en las mucosas intestinales, que favorece que el tejido intestinal sea permeable y por tanto, susceptible de infecciones y de falta de drenaje y limpieza.También se suele aconsejar para las candidiasis intestinales y vaginales el consumo de yogures, por su efecto probiótico sobre el organismo. Sin embargo, muchas veces el aumento en la producción de mucosidad que generan los lácteos, no aconseja dicha ingesta por los débiles beneficios que produce en su parte positiva. Se suele aconsejar para la prevención, ya que hay estudios que han demostrado que producen una cierta protección contra la Candidiasis.La dieta aconsejada para el tratamiento de la candidiasis suele basarse en la ingesta de alimentos calificados como alcalinizantes y la supresión de alimentos considerados acidificantes.También se recomienda el aumento de la ingesta de fibra, con el fin de regular la absorción de la glucosa intestinal y para favorecer la limpieza de los detritus en el colon.
  • Fitoterapia: La mayor parte de los tratamientos con Fitoterapia suelen hacerse con decocciones de plantas o con extractos. Suele utilizarse plantas como el Tomillo, Propóleo, Ajo, extracto de Pomelo, Cardo Mariano
  • Suplementos dietéticos: Suele utilizarse la prescripción de Vitamina C, Vitamina E, Selenio, ácido caprílico y de otros antioxidantes. En casos de candidiasis vaginal recurrentes y difíciles, suelen usarse óvulos de ácido bórico por vía intravaginal, nunca por vía interna.También se recomienda el control del Hierro sanguíneo, considerando los niveles bajos como posible síntoma de Candidiasis.
  • Homeopatía: Para la candidiasis vaginal se han utilizado remedios homeopáticos como: Arsenicum Album, Calcarea Carbonica, Calcarea Phosphorica, Chininum,
  • Prevención: Sobre la prevención hay pocos estudios que sirvan de ayuda y que tengan un grado de evidencia aceptable. En general se suele acudir a criterios y prescripciones de tipo nutricional y dietético y se intenta evitar, en la medida de lo posible, la acidificación por la ingesta de azúcares y el uso de fármacos que puedan provocar también la acidificación, la destrucción de la microbiotica intestinal y favorezcan el sobrecrecimiento e incluso la resistencia de la Candida.