La imagen perfecta es TU imagen perfecta

Ni las curvas sobrepasadas son bellas ni la delgadez es bonita, creo y no con esto pretendo llevar razón que la mujer a llegado a un extremo en la cual pretende ilusionarse criticando aquello que no puede conseguir, sin darse cuenta que el problema radica en la aceptación, aceptación en ella misma y en quererse tal como es.

Como he dicho antes no pretendo llevar razón pero sí quiero concienciar a todas vosotras de que penséis por un momento como queréis sentiros, sentirse bien con una misma es aceptarse y para ello somos nosotras las que nos tenemos que gustar, tener un cuerpo diez es tener un cuerpo sano y mente limpia, la belleza no es el prototipo creado por quien ? A cada cual nos gusta una serie de hombre o tenemos nuestra imagen de nuestro cuerpo perfecto, somos nosotras las que nos tenemos que aceptar y no subestimarnos por los vídeos o imagenes que comparten nuestros hombres con sus amigos o compañeros … Ni modelos que después de una jornada de gimnasio de 8 horas y sesión de peluquería y maquillaje están perfectas para cualquier cámara.

Tener nuestro cuerpo perfecto es conseguir estar bien con nosotras sin enjuiciarnos con comentarios de nuestras amigas o vecinas cuando nos dicen que hemos engordado o que estamos muy delgadas, cuando logremos conseguir nuestro objetivó marcado por nosotras mismas y quizás sólo sea que nos quepa aquel pantalón del año pasado o no tener ojeras simplemente porque no hemos descansado, nos sentiremos cuerpos perfectos, entonces sólo entonces en el momento de nuestra aceptación estaremos seguras de nosotras mismas y ningún comentario nos podrá hacer daño.

El simple hecho de ser mujer nos debe hacer sentirnos bellas, no mal acostumbremos a nuestra mente escuchando «diablos»encerrados en nuestro interior y aprendamos a queremos para conseguir nuestro cuerpo 10 que seguro que lo tenemos más cerca de lo que creemos.

No pretendo llevar razón. Ustedes saben que llevo muchos años dedicándome a la belleza y haber escuchado a tantas mujeres después de sus vacaciones en estos días he llegado a la conclusión que debemos querernos un poquito más.

La Granada

El otoño es la temporada de los frutos rojos tan importantes para nuestra salud, con ellos aportamos antioxidantes a nuestro organismo evitando así el envejecimiento prematuro.

Cual son los frutos que aconsejo ?

Hoy vamos a conocer la granada fruta exquisita y afrodisíaca, la granada la pueden tomar personas diabéticas e incluso personas en proceso de adelgazamiento evitando la retención de líquido y los gases tan molestos ayudando así las digestiones.

La Granada tiene un alto contenido en vitaminas C y E que destacan por ser antioxidante y cicatrizante.

Nuestra piel agradecerá nuestro consumo de granadas porque con la ayuda del resto de alimentación el rejuvenecimiento está garantizado.

Candidiasis

Dentro del organismo de los seres humanos habitan una gran cantidad de microorganismos, desde bacterias, hasta hongos y virus. La medicina alopática suele atribuir a ciertos microorganismos la causa de infecciones, patologías concretas e incluso patologías generalizadas o sistémicas.

De entre estos microorganismos están los hongos, que habitan en zonas específicas de nuestro organismo y cumplen funciones importantes en relación con nuestros procesos metabólicos y bioquímicos.

La Candida es una especie perteneciente al reino de los hongos, y comprende más de 150 especies, cuya principal característica es la ausencia de forma sexual, con excepción de algunas especies micóticas. Son clasificadas como levaduras, las cuales corresponden a hongos con un modo de desarrollo predominantemente unicelular. Solamente una docena de las especies pertenecientes al Género Candida poseen la facultad de adaptarse a una temperatura de 37°C. y pueden ser ocasionalmente patógenas para el hombre, estas son entre otras: Especialmente la Cándida Glabrata, y otras distintas a la Albicans, son patógenas y responsables de recidivas y de fracasos de tratamientos. En los últimos años esta afección ha adquirido una importancia relevante por el advenimiento del SIDA y el aumento de pacientes inmunodeprimidos (tratamientos prolongados con corticoides, pacientes oncológicos, uso indiscriminado de antibióticos, enfermedades autoinmunes, HIV). No es raro encontrar esta enfermedad en la mujer embarazada. En la mujer es mucho más frecuente en la edad reproductiva; produce vulvo-vaginitis, que se exacerba antes de la menstruación: flujo abundante de aspecto caseoso (como leche cortada), con mucho prurito e inflamación que produce excoriaciones y hasta fisuras superficiales en la vulva, disuria (dificultad para orinar), tenesmo, polaquiuria (micciones muy frecuentes y poca cantidad), ardor y dolor vulvar, dispareunia (dificultad para tener relaciones sexuales). También puede colonizar recto e intestino. Existen mujeres que nunca desarrollarán síntomas de vulvovaginitis en toda su vida, y hay otras en que los episodios se torna recurrentes: 3-4 episodios por año. La candidiasis vulvo-vaginal tiene un espectro muy variado en cuando a sintomatología, con cuadros agudos y severos, o candidiasis esporádica y recurrente.

Se han reportado casos que han invadido la cavidad uterina de la gestante determinando corioamnionitis secundaria y vasculitis umbilical. También la candidiasis está relacionada con rotura prematura de membranas ovulares. Por eso siempre debe tratarse a la embarazada, aunque sea asintomática. La candidiasis puede infectar al neonato por su pasaje a través del canal del parto, ocasionándole candidiasis del tubo digestivo.

Desde un punto de vista puramente taxonómico, se han clarificado las distintas especies y se ha reducido este número. Sin embargo, para nuestro interés, se las considera a todas como Candida y al sobrecrecimiento patógeno se le llama Candidiasis.

CAUSAS Y PROCESOS DE LA CANDIDIASIS

La Candida es un organismo que ha sido denominado científicamente como saprofito (es decir, que sobrevive y se alimenta gracias a los desperdicios de otro organismo), pero ha sido calificado en la literatura médica como oportunista, ya que aprovecha las bajadas de defensas de los organismo o las crisis en otros microorganismos para hacerse con el control y aumentar su número, pero también modificar su estructura pasando de levadura (no patógena) a desarrollar micelios y una especie de raíces (patógena), lo que la hace más consistente y la afianza en su posición entre las otras floras bacterianas.

Cada día hay un mayor aumento en la aparición de patologías relacionadas directamente con la Candida sp, que en muchos casos solo provocan síntomas más o menos molestos.

Las causas que producen ese sobrecrecimiento y transformación tienen que ver en su mayor parte con el uso de antibióticos, pero también hay otras causas.

  • Antibióticos: El uso de antibióticos de tipo sistémico arrasa la microbiota de las mucosas y favorece la acidificación del medio, estimulando de este modo la aparición de Candida en las mucosas y restringiendo las posibilidades de que la microbiota original pueda reaparecer. Esto aparece como evidente en candidiasis orales y vaginales tras tratamientos antibióticos.
  • Infecciones víricas y bajada de defensas: En pacientes que han estado sometidos a infecciones víricas que han mermado sus defensas o han debilitado sus sistema inmunitario es también fácil ver la aparición de estas Candidiasis.
  • Corticoides: Igualmente el uso de corticoides debilita el sistema inmunitario y acidifica el organismo, facilitando la aparición de Candidiasis, hasta extremos que pueden ser considerados peligrosos.

TRATAMIENTO DE LA CANDIDIASIS EN LA MEDICINA NATURAL

La Medicina Natural y la Medicina Complementaria han ido desarrollando diferentes protocolos de tratamiento para el control y la desaparición de la Candidiasis, pero no siempre ha dado resultados satisfactorios ni tampoco lo han sido en un número importante. Las soluciones y tratamiento que se han ofrecido podríamos agruparlos del siguiente modo:

  • Nutrición y Dieta: Los organismos afectados por la Candidiasis se caracterizan por dos cosas: una mala dieta –con ingesta de alimentos de fácil metabolización en glucosa y por ello, muy beneficiosos para el desarrollo de la Candidiasis- y un exceso de acidez en las mucosas, especialmente en las mucosas intestinales, que favorece que el tejido intestinal sea permeable y por tanto, susceptible de infecciones y de falta de drenaje y limpieza.También se suele aconsejar para las candidiasis intestinales y vaginales el consumo de yogures, por su efecto probiótico sobre el organismo. Sin embargo, muchas veces el aumento en la producción de mucosidad que generan los lácteos, no aconseja dicha ingesta por los débiles beneficios que produce en su parte positiva. Se suele aconsejar para la prevención, ya que hay estudios que han demostrado que producen una cierta protección contra la Candidiasis.La dieta aconsejada para el tratamiento de la candidiasis suele basarse en la ingesta de alimentos calificados como alcalinizantes y la supresión de alimentos considerados acidificantes.También se recomienda el aumento de la ingesta de fibra, con el fin de regular la absorción de la glucosa intestinal y para favorecer la limpieza de los detritus en el colon.
  • Fitoterapia: La mayor parte de los tratamientos con Fitoterapia suelen hacerse con decocciones de plantas o con extractos. Suele utilizarse plantas como el Tomillo, Propóleo, Ajo, extracto de Pomelo, Cardo Mariano
  • Suplementos dietéticos: Suele utilizarse la prescripción de Vitamina C, Vitamina E, Selenio, ácido caprílico y de otros antioxidantes. En casos de candidiasis vaginal recurrentes y difíciles, suelen usarse óvulos de ácido bórico por vía intravaginal, nunca por vía interna.También se recomienda el control del Hierro sanguíneo, considerando los niveles bajos como posible síntoma de Candidiasis.
  • Homeopatía: Para la candidiasis vaginal se han utilizado remedios homeopáticos como: Arsenicum Album, Calcarea Carbonica, Calcarea Phosphorica, Chininum,
  • Prevención: Sobre la prevención hay pocos estudios que sirvan de ayuda y que tengan un grado de evidencia aceptable. En general se suele acudir a criterios y prescripciones de tipo nutricional y dietético y se intenta evitar, en la medida de lo posible, la acidificación por la ingesta de azúcares y el uso de fármacos que puedan provocar también la acidificación, la destrucción de la microbiotica intestinal y favorezcan el sobrecrecimiento e incluso la resistencia de la Candida.

Dermatitis Atópica

Cuando nos referimos a la dermatitis atópica estamos hablando de una serie de manifestaciones cutáneas de índole patológica, con síntomas un tanto diferenciados.

Las manifestaciones clínicas de las dermatitis atópicas se pueden dividir entre, típicas y atípicas.

Las manifestaciones típicas son:

  • Dermatitis del lactante.
  • Fase infantil.
  • Dermatitis del adulto.

Las manifestaciones atípicas:

  • Pitiriasis alba.
  • Acrovesiculosis.
  • Dermatitis plantar.
  • Queilitis atópica.
  • Eccema areolar, etc…

Aunque las manifestaciones de esta inflamación de la piel son plurales, en todas ellas existe un denominador común, las modificaciones hiperactivas del sistema inmunológico. En un principio el concepto de atopía se empleaba solo para las dermatitis crónicas de origen hereditario, hecho que se observa en un gran numero de casos, pero la actual progresión de este tipo de trastornos nos hace sospechar en otros factores que inciden en una nueva generación de pacientes con atopia.

Aunque no hay una causa única común conocida en la actualidad, si hay una serie de patrones que se presentan en más o menos medida en todos los casos. Resumimos los trastornos que inciden de una forma concisa:

  • Alteraciones en el comportamiento inmunológico.
  • Anomalías en el patrón de reactividad vascular y cutánea.
  • Trastornos en el metabolismo de los lípidos de la membrana.
  • Mayor susceptibilidad a las infecciones cutáneas.

En todos los pacientes de atopia existe un trastorno global de la inmunorregulación, que facilita una tendencia excesiva al atrapar antígenos ambientales y a la natural producción de anticuerpos de los mismos.

Este hecho provoca que de forma continuada, la piel, mucosas y tejidos de relación con el medio externo, presenten fases inflamatorias diversas. Así mismo, es común que estos pacientes presenten cuadros cambiantes en su sintomatología, como dermatitis que alternan con fases de asma, conjuntivitis y en algunos casos hasta manifestaciones digestivas, como síntomas de intestino irritable, con fases diarréicas y /ó dispépsia digestiva. Consecuentemente la dermatitis atópica no se puede considerar tan solo como un trastorno de la piel hiperreactivo, sino más como una manifestación de un proceso multisistémico de hiperreacción global. Este hecho desplaza en parte la teoría de enfermedad genética directa, dejando estos casos solo a un tercio de los enfermos en la actualidad.

¿Porque la atopía esta en progresión?

Basándonos en la diversidad de manifestaciones asociadas y en los cambios en el comportamiento ó reacción del sistema inmunológico, sospechamos que esto se debe a las modificaciones que se producen en la actualidad en la biología humana, debidos a la multiplicidad de partículas con la que se tiene que enfrentar hoy en día el ser humano.

Dentro del conjunto de partículas que pueden modificar la reacción defensiva, tendríamos que hacer una división entre las medioambientales y las digestivas. Las medioambientales estarían englobando a los múltiples contaminantes del aire, con el vertido de elementos en concentración tan elevada, que nuca en la historia de la humanidad se había producido algo similar.

Esto provoca que la penetración de elementos extraños a través del sistema respiratorio y del contacto directo con la piel, cause un continuo mecanismo reactivo inmune.

Pero no solo son los elementos externos del medio son los responsables. Múltiples moléculas penetran diariamente a través de nuestro sistema digestivo, ante las cuales éste no puede presentar una adecuada reacción, generando una activación de las fases inflamatorias inmunológicas en el intestino, que a la larga provocara una reactivación global de todas las fases inflamatorias inmunológicas, expresándose con un aumento de las enfermedades alérgicas y autoinmunes.

En resumidas cuentas, hoy más que nunca el ser humano ha de adaptarse de forma excesivamente rápida a cambios, y nuestro sistema de defensa pertenece a este mecanismo de adaptación biológica, por lo cual, queda sobreacelerado y con propensión hacia la inflamación. Aquí encontramos, tal vez, el origen de tantos trastornos atópicos, alérgicos y autoinmunes.

¿Cómo actuar ante la dermatitis atópica?

Esta pregunta no es fácil de contestar. Pero hay algunas cosas que podemos y no debemos hacer. En primer lugar tendremos que buscar el origen posible de nuestra atopía y actuar higiénicamente en consecuencia. Esta actuación seria la de mejorar los factores alimenticios que pueden ser perjudiciales, como:

  • Intolerancias alimentarías.
  • Aditivos conflictivos.
  • Sustancias no digeribles.
  • Mala función digestiva neonatal.
  • Aumento del consumo de alimentos biológicos.
  • Aumento de consumo de grasas saludables, ricas en ácido oleico (oliva), Omega 3, y gama-linoléico (Onagra)

En segundo lugar reducir en lo posible la exposición a contaminantes, aumentado los periodos de estancia en zonas limpias y reduciendo en nuestro hogar el uso de elementos no biocompatibles.

En tercer lugar asistir a una consulta terapéutica holística, que determine de forma adecuada que elementos modifican el comportamiento de nuestro sistema inmunológico.

En cuarto lugar dejar de usar tratamientos con corticoides, que solo favorecen la retracción del proceso, con un alivio aparente, que ha medio plazo fomenta que los mecanismos inflamatorios se cronifiquen. En su lugar comenzar a usar preparados en forma de cremas y / ó lociones, que favorecen la regeneración de hipodermis, reducen los déficit de ácidos grasos esenciales y favorecen la repiteliación de las zonas lesionadas por el proceso inflamatorio.Junto al tratamiento tópico se pueden administrar preparados dietéticos ricos en levadura, vitaminas de grupo B, E, Zn y aminoácidos azufrados, que mejoran la síntesis de la piel y tegumentos sanos, asociándolos a complementos de ácidos grasos esenciales, Omega 3 y Gamma – linoléico.

Con estas medidas mejoramos el aspecto del paciente, así como aliviamos las molestias típicas de la atopia, como: prurito, descamación e irritación. Tenemos que insistir en que toda medida complementaria y tópica, aunque sea adecuada, debe ser sólo los últimos eslabones de un proceso terapéutico completo que ayude a modificar las causas de la hiperreatividad inmune.

Por la complejidad del tema, estas líneas son escasas para poder transmitir toda la información, valgan de pistas que nos conduzcan a conocer mejor este trastorno en progresión en nuestra actualidad. Estos consejos unidos a las terapias que se realizan en consulta nos conducen a una mejoría considerable de la patología.

Oligoterapia

Los oligoelementos son sustancias que el cuerpo no puede fabricar. Son sustancias químicas que se encuentran en pequeñas cantidades en el organismo para intervenir en su metabolismo. Se les conoce de esta manera OE (oligoelementos) debido a que la cantidad requerida de cada uno de ellos es menor a 100 mg. Estos elementos químicos, en su mayoría metales, son esenciales para el buen funcionamiento de las células.

En el organismo se están llevando a cabo numerosas reacciones bioquímicas, pero muchas veces están bloqueadas y sólo pueden ser restablecidas con la ayuda de oligoelementos catalizadores. Cuando estos bloqueos son numerosos, provocan una serie de síntomas de enfermedad funcional (pérdida del equilibrio biológico), que pueden desembocar en una enfermedad orgánica, muchas veces irreversible.

Los oligoelementos utilizados como coadyuvantes en otras terapias (homeopatía, fitoterapia, alopatía, etc.), potencian los efectos de éstas de manera muy significativa, acortando el tiempo de mejoría a los pacientes.

Los OE participan en las funciones vitales del organismo como reguladores y equilibrantes.

Intervienen en el metabolismo del organismo para nutrir nuestro sistema inmunológico.

Sería impensable que hoy pudiéramos tener falta de OE con la variedad de alimentos que existen y están al alcance de la mano. El problema es que la mayoría de estos productos vegetales proviene de cultivos intensivos en los que se utilizan pesticidas fertilizantes y otra serie de productos que empobrecen al alimento y hacen la difícil asimilación por el organismo de minerales vitaminas, etc. En las carnes y pescados ocurre lo mismo, el uso de estimuladores de crecimiento como las hormonas de crecimiento artificiales para acelerar el proceso de engorde empobrecen la calidad de los productos.

Llevar una dieta balanceada en nutrientes, grasas, OE será determinante para que nuestro sistema inmunológico produzca las defensas necesarias que eviten que enfermemos o nuestras células envejezcan de forma prematura.

Los OE intervienen en las funciones vitales del cuerpo: respiratorio, digestivo, neurovegetativo y muscular como coadyuvantes y equilibrantes.

Como no esta al alcance de todo el mundo por el alto coste de los alimentos ecológicos el uso de suplementos, para cubrir el déficit de dichos elementos es una muy buena opción el uso de OE a pesar de que son dosis muy bajas es conveniente que estén supervisadas por profesionales cualificados para que los tratamientos sean eficaces y personalizados.

Los oligoelementos principales son el hierro, zinc, manganeso, selenio, cobre, yodo, níquel, silicio, litio, cobalto y cromo, todos ellos tienen que aportarse a nuestro organismo mediante la dieta, ya sea en los alimentos que ingerimos o mediante el aporte de complementos alimenticios.

Entre sus principales funciones podemos destacar:

Oligoelementos Simples:

  • Aluminio (Al): Regula el sistema nervioso, indicado en atonías cerebrales y atrasos intelectuales. Indicado en retraso intelectual menor. Actúa como regulador del sueño y también se utiliza en casos de insomnio producido por sobrecarga intelectual. Pérdida de memoria en el niño y adolescente.
  • Bismuto (Bi): Indicado en todas las afecciones e inflamaciones de la garganta: anginas, laringitis, amigdalitis y faringitis etc. Muy efectivo en pediatría. No presenta ningún efecto tóxico.
  • Cobalto (Co): Regulador del sistema simpaticolítico, indicado en problemas digestivos de todo tipo y de hipertensión funcional espasmódica. Indicado en cefaleas tipo migraña, acúdenos, vértigos, trastornos funcionales digestivos, aerofagia, espasmos digestivos y vasculares.
  • Cobre (Cu): Función antiinflamatoria, antiviral y anti infecciosa, estimula las funciones de autodefensa del organismo. Juega un papel importante en el crecimiento tisular y óseo, permitiendo solo o en asociación con otros elementos disminuir o suprimir el uso de antibióticos. Por su estimulación de las autodefensas en la gripe, funciona como un buen antigripal.
  • Flúor (F): Indicado en problemas óseo-ligamentario de toda índole (osteoporosis, descalcificación, etc.), en trastornos del metabolismo del calcio, para facilitar la consolidación de fracturas, híper laxitud ligamentaria, profilaxis de la caries dental.
  • Iodo (I): Regula el funcionamiento de las glándulas endocrinas, indicado en menopausia, obesidad, nerviosismo e hipertensión. Es un catalizador del tiroides y sus funciones por lo que está indicado tanto en híper como hipotiroidismo.
  • Litio (Li): Indicado en todos los trastornos menores del psiquismo: problemas neuro-vegetativos, nerviosismo, irritabilidad, insomnio, problemas del comportamiento y de la afectividad, tanto en el niño como en el adulto. No se debe confundir con el litio utilizado en psiquiatría para el tratamiento de la psicosis maniaco-depresiva con dosis muy fuertes. Mejora las funciones de eliminación urinaria.
  • Magnesio (Mg): Es un elemento muy importante a nivel celular, cataliza numerosos procesos enzimáticos y juega un papel importante en el equilibrio de la célula. Está indicado principalmente a malas regulaciones del metabolismo mineral, problemas del crecimiento, dolores causados por inflamación de las raíces nerviosas, en el estreñimiento crónico y en estados de distonía neurovegetativa y otros como artrosis, artritis, raquitismo, etc.
  • Manganeso (Mn): Es un potente catalizador indicado en migrañas, cefaleas, etc. y en alergias (eccemas alérgicos, migrañas alérgicas, asma, alergias alimentarias, fiebre del heno). Muy indicado en dolores fugaces, artralgias y precordalgias funcionales.
  • Fósforo (P): Indicado en artrosis, osteoporosis, espasmos respiratorios, astenias cerebrales, contracturas musculares, espasmos musculares, calambres y estados de distonía neurovegetativa, tos ferina y en la espasmofilia digestiva.
  • Potasio (K): Está relacionado con la actividad muscular y nerviosa periférica. Indicado en trastornos del metabolismo del agua: edemas, dolores reumáticos. Tónico cardiaco y muscular (calambres, etc.).
  • Azufre (S): Indicado en asma alérgica, alergias, bronquitis, disfunciones hepatobiliares, artrosis, migrañas, insuficiencia digestiva hepática así como complemento en todas las patologías cutáneas: eccemas, dermatosis, psoriasis, urticaria, acné, etc.
  • Selenio (Se): Indicado para reforzar el sistema inmunitario. Dada su acción antirradical libre, estaría indicado para retrasar el envejecimiento celular. Acción preventiva en enfermedades degenerativas.
  • Silicio (Si): Aumenta la elasticidad y resistencia de los huesos, previene la arteriosclerosis, retrasa el envejecimiento y equilibra el sistema nervioso. Se encuentra en los cereales integrales, la levadura de cerveza, el maíz, la calabaza, la sandía y la cola de caballo.
  • Zinc (Zn): Actúa a nivel de glándulas endocrinas y genitales. Indicado en el retraso del crecimiento, alteraciones gonadotrópicas, impotencia funcional, dificultad de regeneración tisular, disfunciones hepáticas y pancreáticas. Es necesario también para la integridad de la piel y puede representar un modificador del terreno en afecciones cutáneas.

Campo de acción de la OLIGOTERAPIA. Alergias:

Las alergias suponen para muchas personas un verdadero problema.
No son muchas las soluciones que se pueden lograr hoy en día mediante la utilización de medicamentos y solo se consigue disminuir en los periodos de crisis todas las series de manifestaciones que se producen.
La ventaja en la utilización de OE reside en impedir todo tipo riesgo de intoxicación o intolerancia.
Los OE en estas patologías serán MANGANESO, FOSFORO y AZUFRE.

Enzymoterapia Sistemica

¿Qué son las enzymas? Se les denomina BIOCATALIZADORES. Son sustancias que en concentraciones mínimas actúan en un sin fin de reacciones químicas sin verse afectadas en su estructura química.

Son macromoléculas de estructura proteica elaboradas a partir del ensamblaje de aminoácidos. Entre ellas se diferencian por el número y la secuencia de distribución espacial de estos aminoácidos. Están intercomunicadas dando lugar a una cadena de reacciones consecutivas, esta serie de reacciones se repetirá tantas veces como sea necesario hasta obtener el producto final. La conexión de estas reacciones en cadena catalizadas por enzimas permite ordenar los millares de reacciones químicas que se llevan a cavo en un organismo vivo.

Para cada enzima existe un grado de acidez (pH) y una temperatura determinada que le permite ejercer su actividad optima.

Se conocen ya unas 2700 enzimas en el ser humano y se sospecha que pudieran ser más de 50.000 las que llevan a cabo todos los procesos catalíticos en cada una de las aproximadamente 60 billones de células que componen nuestro organismo.

Gracias a la accion de estos catalizadores se producen, modifican y degradan gran cantidad de sustancias; este es uno de los motivos por el que se utilizan enzimas en la industria. La industria química y la alimentaria las utilizan para acelerar y favorecer la elaboración de sus productos, actúan con gran rapidez y sin generar productos nocivos de desecho.

En el campo terapéutico están presentes desde hace muchísimo tiempo. La biblia hace referencia a emplastos que se hacían de higos (ricos en ficina) para el tratamiento de tumores. En el mediavo se utilizaba leche de tezna, sobre abcesos, tumores, ulceras en las piernas.

A principios del siglo pasado investigaciones descubren que hay una sustancia en el suero sanguíneo de personas sanas, el cual era capaz de reconocer y destruir células cancerosas.

El objetivo de la enzymoterapia será conseguir la sinergia entre el mayor grado de actividad y la máxima eficacia de estas enzymas de diferentes orígenes. Existen diferencias entre las enzymas de origen vegetal y animal. Unas consiguen mayor eficacia con la temperatura normal y el pH del cuerpo. Las de origen vegetal mantienen su actividad incluso a temperaturas más elevadas y medios más ácidos.

Estas diferencias fueron las que llevaron a los investigadores a realizar la combinación de ellas para potenciar sus acciones.

BROMELAINA: De origen vegetal y que actúa sobre procesos inflamatorios y digestivos.

CARPAINA Y PAPAINA: mejoran la digestión de las grasas, proteínas y carbohidratos. La Papaina tan bien utilizada en cirugías no invasivas del disco intervertebral (NUCLEOTOMIA PERCUTANEA)

TIMOSINA: de procedencia animal, potencia los mecanismos de de inmunidad celular.

TRIPSINA, QUIMOTRIPSINA, AMILASA, LIPASA Y PANCREATINA: regulan la fermentación gastrointestinal y mejoran la absorción.

Terreno de acción:

Sobre el sistema inmunológico:

  • Controlando los mecanismos de regulación y equilibrio del sistema inmune.

Procesos inflamatorios y edemas:

  • Degradan sustancias mediadoras del proceso inflamatorio.

Sobre la sangre y la microcirculación:

  • Aumenta la fluidez sanguínea.
  • Inhibe la agregación plaquetaria.
  • Aumento de la elasticidad de las membranas celulares.
  • Mejorando los diferentes cuadros de vasculopatias.

Procesos de cicatrización:

  • Estimulan la accion regeneradora de reparación de fibroblastostisulares.
  • Aceleración del proceso de curación de los tejidos.

Por tanto la enzymoterapia sistémica es una terapéutica muy interesante para tratar lesiones deportivas, vasculopatias, infecciones víricas y sobre el terreno reumático.

Es muy importante que la administración de esta terapia sea supervisada por personal cualificado ya que no a todo el mundo se le puede administrar.

Esclerosis Múltiple

La esclerosis múltiple (EM) es una enfermedad del sistema nervioso central (SNC) en el que se diferencian dos partes principales: cerebro y médula espinal. Envolviendo y protegiendo las fibras nerviosas del SNC hay un material compuesto por proteínas y grasas llamado mielina que facilita la conducción de los impulsos eléctricos entre las fibras nerviosas.

En la EM la mielina se pierde en múltiples áreas dejando en ocasiones, cicatrices (esclerosis). Estas áreas lesionadas se conocen también con el nombre de placas de desmielinización.

La mielina no solamente protege las fibras nerviosas si no que también facilita su función. Si la mielina se destruye o se lesiona, la habilidad de los nervios para conducir impulsos eléctricos desde y al cerebro se interrumpe y este hecho produce la aparición de síntomas. Afortunadamente la lesión de la mielina es reversible en muchas ocasiones.

La EM no es ni contagiosa, ni hereditaria, ni mortal.

Existen varias formas de evolución de la esclerosis múltiple:

a) Forma remitente-recurrente (EMRR). Es el tipo más frecuente y afecta a más del 80% de las personas con EM.
En las fases iniciales puede no haber síntomas, a veces incluso durante varios años. Sin embargo, las lesiones inflamatorias en el SNC ya se están produciendo, aunque no lleguen a dar lugar a síntomas. Los brotes son imprevisibles y pueden aparecer síntomas en cualquier momento -nuevos o ya conocidos- que duran algunos días o semanas y luego desaparecen de nuevo. Entre las recidivas no parece haber progresión de la EM.

b) Forma progresiva secundaria (EMSP), cuando el grado de discapacidad persiste y/o empeora entre brotes, se considera que estamos ante una EM de tipo secundaria progresiva. Puede aparecer después de una fase recurrente-remitente del proceso y se considera una forma avanzada de la EM. Entre un 30 y un 50% de los pacientes que sufren inicialmente la forma recurrente-remitente de la EM, desarrollan la forma secundaria progresiva. Esto se da tras un período de tiempo que depende de la edad de inicio y que suele ocurrir entre los 35 y los 45 años. La EMSP se caracteriza por una progresión continua con o sin recidivas ocasionales, remisiones poco importantes y fases de estabilidad.

c) Forma progresiva primaria (EMPP). Es menos frecuente y sólo afecta al 10% de todos los pacientes con EM. Se caracteriza por la ausencia de brotes definidos, pero hay un comienzo lento y un empeoramiento constante de los síntomas sin un periodo intermedio de remisión. No hay episodios tipo recidiva, ni periodos de remisión, sólo fases de estabilidad ocasionales y mejorías pasajeras poco importantes.

d) Forma progresiva recidivante (EMPR). Es una forma atípica, en la que hay progresión desde el comienzo, pero a diferencia de los pacientes con EMPP, éstos muestran brotes agudos claros, con o sin recuperación completa. Los períodos entre brotes se caracterizan por una progresión continua.

Existe otra forma sobre cuya existencia real hay gran controversia, la Esclerosis Múltiple benigna: se caracteriza, como su nombre indica, por tener tan solo una recidiva inicial y, posiblemente, solo un brote adicional y una recuperación completa entre estos episodios. Pueden transcurrir hasta 20 años hasta que se produzca una segunda recidiva, por lo que el proceso únicamente progresa de forma limitada. La EM benigna sólo se puede identificar como tal en aquellos casos inicialmente clasificados como EM recurrente-remitente, cuando a los diez o quince años del comienzo de la enfermedad, la discapacidad es mínima. La controversia mencionada más arriba se refiere al hecho de que, aunque de manera dilatada en el tiempo, estos pacientes, en su mayoría, acaban progresando y experimentan deterioro cognitivo. Aproximadamente el 15% de los casos clínicamente diagnosticados de EM.

Ello depende de las áreas del SNC lesionadas; los síntomas no solamente varían entre diferentes personas sino también en una misma persona y según el momento. También pueden variar en gravedad y duración. Una persona con EM experimenta normalmente más de un síntoma pero no todas las personas van a experimentar todos los síntomas existentes.

Los síntomas más frecuentes son:

Debilidad, hormigueo, poca coordinación, fatiga, problemas de equilibrio, alteraciones visuales, temblor, espasticidad o rigidez muscular, trastornos del habla, problemas intestinales o urinarios, andar inestable (ataxia), problemas en la función sexual, sensibilidad al calor, problemas de memoria, y trastornos cognitivos entre otros.

Hay que remarcar que la mayoría de personas con EM no tienen todos estos síntomas.

No existe una EM típica. La afectación difusa de distintas áreas del Sistema Nervioso Central, hace que los síntomas varíen de unas personas a otras dependiendo de las zonas afectadas. Además, una misma persona puede sufrir diferentes síntomas a lo largo de la enfermedad. No obstante, la mayoría de las personas experimenta más de un trastorno, aunque algunos de los síntomas son más frecuentes que otros.

Pueden durar días o meses. Después disminuyen o desaparecen, pero posteriormente se pueden manifestar de nuevo. La exposición al sol puede empeorar algunos síntomas.

Los síntomas frecuentes son los siguientes:

Fatiga:

  • Las personas con EM suelen manifestar un tipo de fatiga general y debilitante que no se puede prever y/ o excesiva con respecto a la actividad.

Trastornos visuales:

  • Visión borrosa
  • Visión doble
  • Neuritis óptica
  • Movimientos oculares rápidos o involuntarios
  • Pérdida total de visión (infrecuente)

Problemas de equilibrio y coordinación:

  • Pérdida de equilibrio
  • Temblores
  • Ataxia (inestabilidad al caminar)
  • Vértigos y mareos
  • Torpeza en una de las extremidades
  • Falta de coordinación
  • Debilidad, que puede afectar, en particular, a las piernas y el caminar.

Espasticida:

  • Contracciones involuntarias y rigidez

Alteraciones de sensibilidad:

  • Cosquilleo, entumecimiento (parestesia), o sensación de quemazón en zonas corporales.
  • Dolor muscular y otros dolores asociados con la EM, como dolor facial.
  • Sensibilidad al calor: ante un incremento de la temperatura, se produce un empeoramiento pasajero de los síntomas.
  • Otras sensaciones no definibles

Trastornos del habla:

  • Habla lenta
  • Palabras arrastradas
  • Cambios en el ritmo del habla

Problemas de vejiga e intestinales:

  • Micciones frecuentes y/ o urgentes
  • Vaciamiento incompleto o en momentos inadecuados
  • Estreñimiento
  • Falta de control de esfínteres (poco frecuentes)

Problemas de sexualidad e intimidad:

  • Impotencia
  • Disminución de la excitación
  • Pérdida de sensación

Trastornos cognitivos y emocionales:

  • Problemas de memoria a corto plazo
  • Trastornos de la concentración, discernimiento y/ o razonamiento.

Algunos de estos síntomas, tales como la fatiga o las alteraciones cognitivas, pueden pasar inadvertidas a las personas que rodean a las personas afectadas.

(Fuente: Federación Española para la lucha contra la esclerosis múltiple)

Esta es una enfermedad que por desgracia se está dando cada vez con más frecuencia entre nuestra sociedad.

Como terapeuta de la medicina natural me ha llevado a reflexionar y examinar los cambios socioculturales que se han producido en nuestro país: el estrés, el ritmo de vida tan acelerado y por supuesto la alimentación.

Desde Espacio de Salud Dai Mai hemos desarrollado un programa de terapias enfocado a la prevención y el tratamiento de la Esclerosis Múltiple, basado en las intolerancias alimentarias y la actuación sobre el sistema nervioso central.