Deseo sexual de la mujer

Una vez más el mito de la inapetencia sexual de la mujer es patente en todos los medios e incluso en “reuniones” de hombres…. .-“ A mi mujer le duele la cabeza o nunca le apetece”.

La sexualidad la mujer la vive de distinta manera que los hombres, la mujer tiene que estar disponible, de otra manera dicho, debe disponer de tiempo. No tenemos que imaginar a una mujer llena de preocupaciones laborales, cansada de sus quehaceres diarios sin contar con las mujeres madres, hay ya sin comentarios, trabajo, hogar, hijos … Para cuando el deseo.

Soy de las que opino, si nos ponemos a preparar una cena romántica, una velada tranquila o un momento en pareja…. sinceramente nuestra vida sexual se reducirá a una noche de verano.

Seamos realistas, coherentes y paremos; Mujer de 40, 50, 60 … sintámonos deseadas por nosotras las primeras, encontremos nuestro momento, nuestro momento de deseo, quizás de regreso a casa en el coche si nos ponemos a pensar en aquel instante vibrante en pareja en el beso de tu chico sobre la nuca o en sus brazos rodeando tu cuerpo rozando tus senos seguramente cuando lleguemos a casa tengamos prisa para que todo esté en su sitio y vivir nuestro momento intimo en pareja.

Necesitamos únicamente pensar, olvidar por un instante nuestras alteraciones y redescubrir momentos eróticos, para nosotras es fácil, más allá de grandes terapias y fuertes soluciones, más allá de gastarnos en cenas románticas, vinos excelentes y noches de niñeras, no esperemos tanto y disfrutemos cada día. Cachetes en las nalgas, pellizco en la mejilla, sonrisas encontradas, volvamos a sentir mariposas, volvamos a sentir cosquilleo volvamos a lubricarnos y penetremos nuestros deseos hasta sentirnos libres. No esperemos, querámonos, somos únicas, preciosas mujeres inundadas de pasión, gastémonos.

Queridas mujeres, sin embargo, si pasa el tiempo y por mucho que nos paremos, por mucho que nos amemos nuestro deseo no vuelve a nosotras si la llama de la pareja no se recupera o no puede volver a encenderse posiblemente esa llama se extinguió hace tiempo y sea tiempo de volver a encender otra llama.

Gema Asensio
Espacio dedicado a tu cambio