Oligoterapia

Los oligoelementos son sustancias que el cuerpo no puede fabricar. Son sustancias químicas que se encuentran en pequeñas cantidades en el organismo para intervenir en su metabolismo. Se les conoce de esta manera OE (oligoelementos) debido a que la cantidad requerida de cada uno de ellos es menor a 100 mg. Estos elementos químicos, en su mayoría metales, son esenciales para el buen funcionamiento de las células.

En el organismo se están llevando a cabo numerosas reacciones bioquímicas, pero muchas veces están bloqueadas y sólo pueden ser restablecidas con la ayuda de oligoelementos catalizadores. Cuando estos bloqueos son numerosos, provocan una serie de síntomas de enfermedad funcional (pérdida del equilibrio biológico), que pueden desembocar en una enfermedad orgánica, muchas veces irreversible.

Los oligoelementos utilizados como coadyuvantes en otras terapias (homeopatía, fitoterapia, alopatía, etc.), potencian los efectos de éstas de manera muy significativa, acortando el tiempo de mejoría a los pacientes.

Los OE participan en las funciones vitales del organismo como reguladores y equilibrantes.

Intervienen en el metabolismo del organismo para nutrir nuestro sistema inmunológico.

Sería impensable que hoy pudiéramos tener falta de OE con la variedad de alimentos que existen y están al alcance de la mano. El problema es que la mayoría de estos productos vegetales proviene de cultivos intensivos en los que se utilizan pesticidas fertilizantes y otra serie de productos que empobrecen al alimento y hacen la difícil asimilación por el organismo de minerales vitaminas, etc. En las carnes y pescados ocurre lo mismo, el uso de estimuladores de crecimiento como las hormonas de crecimiento artificiales para acelerar el proceso de engorde empobrecen la calidad de los productos.

Llevar una dieta balanceada en nutrientes, grasas, OE será determinante para que nuestro sistema inmunológico produzca las defensas necesarias que eviten que enfermemos o nuestras células envejezcan de forma prematura.

Los OE intervienen en las funciones vitales del cuerpo: respiratorio, digestivo, neurovegetativo y muscular como coadyuvantes y equilibrantes.

Como no esta al alcance de todo el mundo por el alto coste de los alimentos ecológicos el uso de suplementos, para cubrir el déficit de dichos elementos es una muy buena opción el uso de OE a pesar de que son dosis muy bajas es conveniente que estén supervisadas por profesionales cualificados para que los tratamientos sean eficaces y personalizados.

Los oligoelementos principales son el hierro, zinc, manganeso, selenio, cobre, yodo, níquel, silicio, litio, cobalto y cromo, todos ellos tienen que aportarse a nuestro organismo mediante la dieta, ya sea en los alimentos que ingerimos o mediante el aporte de complementos alimenticios.

Entre sus principales funciones podemos destacar:

Oligoelementos Simples:

  • Aluminio (Al): Regula el sistema nervioso, indicado en atonías cerebrales y atrasos intelectuales. Indicado en retraso intelectual menor. Actúa como regulador del sueño y también se utiliza en casos de insomnio producido por sobrecarga intelectual. Pérdida de memoria en el niño y adolescente.
  • Bismuto (Bi): Indicado en todas las afecciones e inflamaciones de la garganta: anginas, laringitis, amigdalitis y faringitis etc. Muy efectivo en pediatría. No presenta ningún efecto tóxico.
  • Cobalto (Co): Regulador del sistema simpaticolítico, indicado en problemas digestivos de todo tipo y de hipertensión funcional espasmódica. Indicado en cefaleas tipo migraña, acúdenos, vértigos, trastornos funcionales digestivos, aerofagia, espasmos digestivos y vasculares.
  • Cobre (Cu): Función antiinflamatoria, antiviral y anti infecciosa, estimula las funciones de autodefensa del organismo. Juega un papel importante en el crecimiento tisular y óseo, permitiendo solo o en asociación con otros elementos disminuir o suprimir el uso de antibióticos. Por su estimulación de las autodefensas en la gripe, funciona como un buen antigripal.
  • Flúor (F): Indicado en problemas óseo-ligamentario de toda índole (osteoporosis, descalcificación, etc.), en trastornos del metabolismo del calcio, para facilitar la consolidación de fracturas, híper laxitud ligamentaria, profilaxis de la caries dental.
  • Iodo (I): Regula el funcionamiento de las glándulas endocrinas, indicado en menopausia, obesidad, nerviosismo e hipertensión. Es un catalizador del tiroides y sus funciones por lo que está indicado tanto en híper como hipotiroidismo.
  • Litio (Li): Indicado en todos los trastornos menores del psiquismo: problemas neuro-vegetativos, nerviosismo, irritabilidad, insomnio, problemas del comportamiento y de la afectividad, tanto en el niño como en el adulto. No se debe confundir con el litio utilizado en psiquiatría para el tratamiento de la psicosis maniaco-depresiva con dosis muy fuertes. Mejora las funciones de eliminación urinaria.
  • Magnesio (Mg): Es un elemento muy importante a nivel celular, cataliza numerosos procesos enzimáticos y juega un papel importante en el equilibrio de la célula. Está indicado principalmente a malas regulaciones del metabolismo mineral, problemas del crecimiento, dolores causados por inflamación de las raíces nerviosas, en el estreñimiento crónico y en estados de distonía neurovegetativa y otros como artrosis, artritis, raquitismo, etc.
  • Manganeso (Mn): Es un potente catalizador indicado en migrañas, cefaleas, etc. y en alergias (eccemas alérgicos, migrañas alérgicas, asma, alergias alimentarias, fiebre del heno). Muy indicado en dolores fugaces, artralgias y precordalgias funcionales.
  • Fósforo (P): Indicado en artrosis, osteoporosis, espasmos respiratorios, astenias cerebrales, contracturas musculares, espasmos musculares, calambres y estados de distonía neurovegetativa, tos ferina y en la espasmofilia digestiva.
  • Potasio (K): Está relacionado con la actividad muscular y nerviosa periférica. Indicado en trastornos del metabolismo del agua: edemas, dolores reumáticos. Tónico cardiaco y muscular (calambres, etc.).
  • Azufre (S): Indicado en asma alérgica, alergias, bronquitis, disfunciones hepatobiliares, artrosis, migrañas, insuficiencia digestiva hepática así como complemento en todas las patologías cutáneas: eccemas, dermatosis, psoriasis, urticaria, acné, etc.
  • Selenio (Se): Indicado para reforzar el sistema inmunitario. Dada su acción antirradical libre, estaría indicado para retrasar el envejecimiento celular. Acción preventiva en enfermedades degenerativas.
  • Silicio (Si): Aumenta la elasticidad y resistencia de los huesos, previene la arteriosclerosis, retrasa el envejecimiento y equilibra el sistema nervioso. Se encuentra en los cereales integrales, la levadura de cerveza, el maíz, la calabaza, la sandía y la cola de caballo.
  • Zinc (Zn): Actúa a nivel de glándulas endocrinas y genitales. Indicado en el retraso del crecimiento, alteraciones gonadotrópicas, impotencia funcional, dificultad de regeneración tisular, disfunciones hepáticas y pancreáticas. Es necesario también para la integridad de la piel y puede representar un modificador del terreno en afecciones cutáneas.

Campo de acción de la OLIGOTERAPIA. Alergias:

Las alergias suponen para muchas personas un verdadero problema.
No son muchas las soluciones que se pueden lograr hoy en día mediante la utilización de medicamentos y solo se consigue disminuir en los periodos de crisis todas las series de manifestaciones que se producen.
La ventaja en la utilización de OE reside en impedir todo tipo riesgo de intoxicación o intolerancia.
Los OE en estas patologías serán MANGANESO, FOSFORO y AZUFRE.